¿Qué es un vólvulo intestinal?

Un intestino se puede llegar a enrollar sobre sí mismo y puede provocar una obstrucción intestinal, además de otras complicaciones y generar desde dolores en la parte abdominal hasta consecuencias más graves, como la gangrena y la parálisis intestinal.

Descubre qué es un vólvulo intestinal

En el siguiente artículo te explicaremos qué es un vólvulo intestinal, además de detallar los diferentes tipos de esta afección que se puede manifestar en el intestino, sus síntomas y los tratamientos a llevar a cabo.

Etimológicamente la palabra vólvulo proviene del latín volvere, qué quiere decir enrollarse.

En términos médicos un vólvulo es una torsión del intestino, es decir, una estructura que se enrolla sobre su meso y esto puede causar una obstrucción total del espacio intestinal y de la irrigación sanguínea.

Esto quiere decir que es una detención de la circulación de la sangre en la a través de las arterias de la zona del intestino que puede desembocar en una gangrena en los tejidos intestinales.

La volvulación del intestino suele ocurrir por alteraciones, ya sean traumáticas, congénitas, por embarazo o por tumores, entre otras, del peritoneo, que es la membrana que recubre casi todos los órganos del abdomen y les otorga fijación y a la vez movilidad.

Si la persona tiene dolores abdominales agudos es muy posible que se trate de un vólvulo intestinal.

En los adultos no existe un síntoma concreto para que este sea diagnosticado de manera meramente clínica, por lo que un examen de imágenes radiológicas será necesario para detectarlo y avanzar en el diagnóstico preciso.

Vólvulos completos o incompletos

Un vólvulo es incompleto cuando la cuando el enrollamiento, es decir, la torsión, es menor a 180°. Estos suelen ser crónicos y suelen no presentar síntomas significativos.

En el caso de los vólvulos completos, la torsión es mayor a los 180°, esta suele ser aguda y presenta síntomas como el sufrimiento del asa comprometida y el reflejo del compromiso vascular.

La realización de estudios frente a alguna sospecha del clínico de la posibilidad de registrar vólvulos es de suma importancia para llegar al diagnóstico preciso y sobre todo prematuro de la patología, para impedir que se generen complicaciones más severas, como ser isquemia, gangrena y consecuentemente la perforación de la zona de la afección.

Síntomas y causas del vólvulo intestinal

La obstrucción del intestino por torsión puede generar pérdida del apetito, dolor abdominal tipo cólico intermitente, estreñimiento, incapacidad de evacuar o eliminar gases, inflamación del abdomen y pérdida del apetito.

En los adultos las causas de la obstrucción intestinal pueden ser las bandas de tejido fibroso que pueden ser consecuencia de una cirugía intestinal llamadas adherencias intestinales y el cáncer de colon.

Existen además otras causas como pueden ser porciones de intestino que se introducen en otras partes del cuerpo, hernias, enfermedades inflamatorias del intestino, diverticulitis y retención fecal.

En los niños, la causa más frecuente de esta patología es la invaginación.

Tipos de vólvulo intestinal

Existen diferentes tipos de vólvulos que se diferencian en vólvulo gástrico, vólvulo del intestino delgado, vólvulo de colon, vólvulo del ciego, vólvulo de sigmoides, del cual se registran el 80% de los casos y vólvulo del colon transverso, que es el que menos casos se registra, con solo el 5%.

Vólvulo Gástrico

Se trata de la rotación sobre su propio eje del estómago. La ausencia o laxitud de los ligamentos gastrohepático, gastroesplénico, gastrofrénico o gastrocólico, factores de estabilidad del estómago, suele ser la causa de este tipo de vólvulos.

También pueden surgir por defectos del diafragma, congénitos o adquiridos o traumas y tumores gástricos.

Vólvulo del intestino delgado

Se denomina vólvulo del intestino delgado a la torsión total o parcial de este intestino sobre su eje mensentérico.

Este suele ser uno de los vólvulos del que menos casos se presentan, siendo más frecuente en los niños y casi imposible en los adultos, correspondiendo solamente al 2,2% de los casos.

Vólvulo de la vesícula biliar

En este tipo de vólvulo la rotación obstruye el flujo de la bilis, generando necrosis vesicular e isquemia.

Este es uno de los casos en los que más difícil es el diagnóstico, no suele suceder con frecuencia y puede llegar a confundirse con otros cuadros quirúrgicos, como úlcera péptica perforada, colecistitits y apendicitis aguda.

Vólvulos de colon

Este es el tipo de vólvulo que se presenta con mayor frecuencia, es una patología que más frecuentemente puede aparecer en personas con edad avanzada y su captación de manera rápida contribuirá a un mejor tratamiento.

Suele estar emparentado a cirugías abdominales, al ingreso a una institución geriártrica, al uso de laxantes y al chagas, entre otras.

Vólvulo del ciego

Este vólvulo es el segundo en frecuencia y para que suceda debe haber anomalías en la movilidad del ciego por pérdida de la fijación al peritoneo. Entre sus causas están la constipación crónica, las lesiones obstructivas de colón y la cirugía abdominal previa.

Vólvulo del colon transverso y del ángulo esplénico

Es uno de los casos en los que menos se presenta. El primero representa hasta el 2% de los casos y el segundo hasta el 4%.

Vólvulo de colon sigmoides

Se trata de la torsión sobre sí mismo del segmento sigmoideo y suele asociarse a un colon redundante, ocasionado por diferentes enfermedades, como ser Colitis, Parkinson, Chagas y constipación crónica entre otras.

En conclusión un diagnóstico rápido de estas volvulaciones no traerá consecuencias graves, lo conveniente es consultar a un médico frente a los primeros síntomas abdominales asociados a estos vólvulos y llegar al tratamiento necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *