Dos años de prisión condicional por hurtar en un restaurante

Dos años de prisión para quien se considera el autor material y nueve meses condicionales para el cómplice. Esta es la pena que el Tribunal de Cortes ha impuesto por un hurto de 9.300 euros de un restaurante a las pistas de Grado Rojo el mes de abril del 2012.

restauranteHay que destacar que durante la vista había sido puesto de relieve, por el ministerio fiscal y la acusación particular, que el acusado que ha sido condenado con una pena más importando había convencido al otro porque le dejara abierta una de las puertas de atrás del establecimiento porque pudiera acceder y llevarse, así, los 9.300 euros que había a las cajas fuerte y enregistradoras. Por eso, la fiscalía pedía una pena de 30 meses de prisión, parte condicional, para el hombre que accedió al establecimiento y se llevó el dinero y un año de prisión, parte condicional, para el que dejó la puerta abierta.

La defensa del joven que fue juzgado como cómplice puso de relieve que había actuado “coaccionado y amenazado” por el otro y consideraba que la declaración de los testigos que lo habían calificado de “violento” era clave para entender que su cliente había aceptado colaborar pormiedo”. Y añadió que a sus cuentas no se evidenció ningún movimiento que probara que había participado en el hurto. Pedía la libre absolución.

En cambio, la defensa del hombre juzgado como autor material negaba ningún tipo de implicación en los hechos y lo justificó exponiendo que como que su cliente ya no trabajaba al restaurante no podía saber que el dinero había en la caja fuerte aquel día ni que la recaudación era tan importante.

Por otro lado, el tribunal ha impuesto una pena de 10 meses de prisión condicional y 600 euros de multa a un hombre que estaba acusado de introducción de cocaína para la cesión, delito del cual ha sido absuelto, pero en cambio ha sido condenado de introducción para su propio consumo. El hombre fue controlado en la frontera del río Runer con 16,39 gramos de cocaína y el ministerio fiscal quería una pena de tres años de prisión, parte condicional, y 4.000 euros de multa, mientras que la defensa solicitaba que la pena no fuera superior a seis meses condicionales y 600 euros de multa.

Al último, un hombre con numerosos antecedentes ha sido condenado a dos años de prisión condicional cualificada a justificar una ocupación laboral por unos hechos que pasaron en un local nocturno el julio del 2012. El ministerio fiscal había pedido una pena de tres años de prisión por lesiones y amenazas. Otro inculpado en la misma causa tendrá que cumplir un año de prisión condicional, puesto que se lo considera culpable del delito de lesiones con arma (un cuchillo) en grado de tentativa. Durante el juicio el principal inculpado lamentó que se diera más importancia a sus antecedentes que a los hechos en si, puesto que sólo admitía haber empujado el gerente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *