Comer con el móvil

Que levante el brazo quien nunca haya hecho una fotografía del plato de sartén y lo ha enviado por WhatsApp a los amigos a la caza de la envidia colectiva ajena. Seguro que muchos se ven reconocidos en este hecho, tantos como los que de vez en cuando fotografían el pedido que el camarero se los trae a la mesa y la publican a Instagram con una serie de hashtags que van desde #foodie hasta #Instanyam.

Y es que el móvil se ha convertido en testigo preferente de las comidas de sus usuarios y las redes son habituales espacios de recomendación de restaurantes, productos y nuevas tendencias. Un hecho que muchas marcas y profesionales han sabido aprovechar en beneficio de su negocio.

Marta Sanahuja: “No puedo entender que un restaurante no tenga Instagram”

La foodblogger atribuye la fuerza del movimiento foodie al entorno 2.0, pero alerta de la necesidad de las marcas y el sector a sumarse a las redes para no quedar fuera de juego.

El móvil quiere saber qué comes

La tecnología ha entrado al sector de la alimentación: supermercados, restaurantes, delivery y productores quieren ser a la palma de la mano del cliente.

Un @e-commerce de sushi con valores

Sushifresh elabora platos japoneses hechos en el momento, enviados directamente a casa y con envases responsables con el medio ambiente.

El Instagram catalán por los cocineros expertos

El start-up Cookbooth entra al mercado de las apps con una propuesta que une foto-recetes, recomendaciones y redes sociales.

Diet Creator, el nutricionista al móvil

Una startup crea una app que monitora la ingesta y gasto energético de un usuario porque su especialista recomiende en tiempo real unas pautas alimentarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *